¿Qué es la cúrcuma y por qué ayuda a tu sistema inmune?

¿Qué es la cúrcuma y por qué ayuda a tu sistema inmune?

El sistema inmune es la defensa natural que tu cuerpo tiene contra virus y bacterias. El coronavirus vino a recordarnos lo valioso que es y lo importante que es darle los nutrientes necesarios para que funcione adecuadamente. Y tomando en cuenta esto, debes saber que la cúrcuma es de las mejores cosas que puedes darle a tu organismo, precisamente para tener un sistema inmune sano y resistente, y ahora mismo verás por qué.

¿Qué es la cúrcuma?

La cúrcuma es una planta originaria del sur de Asia, que recibe diferentes usos en múltiples industrias y actividades gracias a sus distintas propiedades benéficas para el ser humano y su brillante color amarillo.

Se le utiliza de muchas formas: el polvo de su raíz se utiliza como condimento en la cocina… sus hojas se emplean para la preparación de tés… es una planta muy eficaz en la medicina tradicional… y a nivel industrial, se usa como colorante y como un agente para la producción de cosméticos y tratamientos para la piel.

Beneficios de la cúrcuma

La cúrcuma es tan valorada en la cocina y en la medicina tradicional porque cuenta con propiedades antiinflamatorias, antisépticas, antibacterianas y antioxidantes. Y lo mejor es que todas estas propiedades tienen un efecto en diferentes funciones de tu organismo.

Entre los principales beneficios de consumir cúrcuma con regularidad se encuentran una notoria mejora en el proceso digestivo, mejora de la circulación sanguínea, ayuda a desintoxicar el hígado, regula la flora intestinal, alivia inflamaciones en la piel producidas por temas como el acné o la psoriasis, y también contribuye a que tu organismo regule sus niveles de azúcar en la sangre.

Pero eso no es todo, la cúrcuma también ayuda a regular el colesterol en el cuerpo, inhibe la formación de coágulos, puede ayudar en el alivio de síntomas premenstruales y también se utiliza en la elaboración de pomadas para curar heridas, quemaduras y manchas en la piel.

Su efecto en el sistema inmune

Pero regresemos al tema inicial: el efecto de la cúrcuma en el sistema inmune. Resulta que la cúrcuma contiene un agente principal llamado curcumina, el cual tiene propiedades que evitan la hipersensibilidad del sistema inmune, una de las principales causas de que éste no logre contrarrestar diferentes enfermedades respiratorias y virales.

Gracias a ese agente y a sus demás propiedades, la cúrcuma “limpia” de forma natural el tracto respiratorio, lo cual permite que el sistema inmune tenga una mejor respuesta ante cambios de temperatura que suelen producir tos y refriados, o que convierten el cuerpo en terreno fértil para la gripe común.

Retomando su propiedad antinflamatoria, esta actúa precisamente sobre las vías respiratorias y evita congestión, dolor y problemas para respirar cuando se presenta un resfriado, o incluso en padecimientos más graves como bronquitis y asma.

Pero sin duda, la mayor virtud de la cúrcuma sobre el sistema inmune (por los tiempos que vivimos), es su capacidad de inhibir la carga viral de una enfermedad en el organismo. La curcumina tiene la propiedad de evitar la replicación viral en las células, lo que puede disminuir la intensidad de una enfermedad y la duración de sus síntomas.

Fuentes

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28059453/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17569221/