La densidad de nutrientes de nuestras frutas y verduras ha disminuido

La densidad de nutrientes de nuestras frutas y verduras ha disminuido

Las plantas que comemos requieren tierra para crecer, y los animales que comemos requieren plantas para crecer. El suelo es vital para la supervivencia humana, sin embargo, las prácticas agrícolas modernas lo están destruyendo rápidamente. En todo el mundo, un tercio del suelo está al menos moderadamente degradado y más de la mitad de la tierra utilizada para la agricultura tiene algún nivel de degradación.

Debido a la agricultura intensa y el uso de químicos como los fertilizantes, los nutrientes del suelo están disminuyendo. Las reservas de nitrógeno han disminuido en un 42 por ciento, el fósforo en un 27 por ciento y el azufre en un 33 por ciento. Para crecer de manera óptima, las plantas necesitan estos nutrientes para llevar acabo la fotosíntesis, las enzimas y la síntesis de proteínas. Como resultado de la disminución de la fertilidad del suelo, el contenido nutricional de algunas frutas, verduras y granos también se ha visto comprometido.

Sería exagerado decir que un tomate que comes hoy tiene pocos nutrientes, especialmente en comparación con algunos de los otros alimentos menos saludables que probablemente también comes, pero es cierto que las frutas y verduras cultivadas hace décadas eran mucho más ricas en micro nutrientes (vitaminas y minerales) que las variedades que la mayoría de nosotros obtenemos hoy.

En un estudio sobre el tema que se publicó en diciembre de 2004 en el Journal of the American College of Nutrition, estudiaron los datos nutricionales del Departamento de Agricultura de EE. UU. de 1950 y 1999 para 43 verduras y frutas diferentes, y encontraron disminuciones en la cantidad de proteína, calcio, fósforo, hierro, riboflavina (vitamina B2) y vitamina C durante el último medio siglo.

Un estudio similar de datos de nutrientes británicos de 1930 a 1980, publicado en el British Food Journal, encontró que en 20 verduras el contenido promedio de calcio había disminuido un 19 por ciento; hierro 22 por ciento; y potasio 14 por ciento.

El suelo, las bacterias, las plantas y los animales evolucionaron juntos como un ecosistema, pero la agricultura industrial aísla un cultivo o un tipo de animal y lo convierte en un sistema de producción. Cuando se integran los animales y la agricultura, una granja sostenible puede tener un carbono neto positivo, lo que significa que devuelve carbono al suelo en lugar de liberarlo al aire y podemos ayudar a disminuir el cambio climático.

En lugar de que existan granjas grandes y especializadas en una sola cosa (plantas o animales), el futuro de la agricultura debería contener operaciones más numerosas y de menor escala que incorporen tanto la agricultura orgánica y de cultivos mixtos como los animales de libre pastoreo.

La respuesta al cambio climático tal vez no es el veganismo o la carne cultivada en un laboratorio; posiblemente la respuesta está en las granjas sostenibles donde los cultivos, los animales y el suelo se integran para obtener beneficios mutuos.

Debido a que durante mucho tiempo hemos estado usando fertilizantes artificiales y no dejamos descansar la tierra, la concentración de minerales en el suelo hoy es mucho menor que hace cien años. Y seguro te preguntarás, ¿hay algo que podamos hacer para obtener más micro nutrientes? Si, come verduras y frutas de temporada ya que tendrán más concentración de vitaminas y minerales, por ejemplo en enero prefiere comer naranjas, mandarinas y toronjas para obtener más vitamina C. También es importante que consideres que los suplementos son una forma de ayudarte a cubrir las deficiencias nutricionales cuando se consumen de forma inteligente en base de las necesidades de cada persona.

Fuentes

University Of Texas At Austin. "Study Suggests Nutrient Decline In Garden Crops Over Past 50 Years." ScienceDaily. ScienceDaily, 3 December 2004.

Marles, Robin J. “Mineral Nutrient Composition of Vegetables, Fruits and Grains: The Context of Reports of Apparent Historical Declines.” Journal of Food Composition and Analysis, Academic Press, 25 Nov. 2016, www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0889157516302113?via=ihub.

Roelf L. Voortman 2012: Micronutrients in agriculture and the world food system – future scarcity and implications. Centre for World Food Studies (SOW-VU), VU University, Amsterdam

Kopittke PM, Menzies NW, Wang P, McKenna BA, Lombi E. Soil and the intensification of agriculture for global food security. Environ Int. 2019 Nov;132:105078. doi: 10.1016/j.envint.2019.105078. Epub 2019 Aug 7. PMID: 31400601. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31400601/

Kopittke PM, Dalal RC, Finn D, Menzies NW. Global changes in soil stocks of carbon, nitrogen, phosphorus, and sulphur as influenced by long-term agricultural production. Glob Chang Biol. 2017 Jun;23(6):2509-2519. doi: 10.1111/gcb.13513. Epub 2016 Oct 11. PMID: 27670741. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27670741/

Mottet A, Teillard F, Boettcher P, De' Besi G, Besbes B. Review: Domestic herbivores and food security: current contribution, trends and challenges for a sustainable development. Animal. 2018 Dec;12(s2):s188-s198. doi: 10.1017/S1751731118002215. Epub 2018 Sep 14. PMID: 30215340. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30215340/