Funciones que realizan las vitaminas en el cuerpo

Funciones que realizan las vitaminas en el cuerpo

Para poder sacarle el mayor provecho posible a las vitaminas, resulta importantísimo conocer cuáles son las funciones que realiza cada una en el organismo. De esta manera podrás saber cuál te ayuda a mejorar la salud de tu piel, cuál es mejor para obtener energía, o cuál de ellas trae beneficios para el sistema inmune de tu cuerpo.

Pero antes, deja te contamos que existen dos familias de vitaminas: las hidrosolubles y las liposolubles. Las primeras son aquellas que se disuelven en agua y difícilmente pueden alcanzar niveles peligrosos en el organismo porque los riñones se encargan de eliminar el exceso (aunque es mejor ahorrarle ese trabajo cuidando las cantidades que le damos a nuestro cuerpo).

Las segundas sí pueden volverse tóxicas porque se almacenan en las células, así que nuestro organismo no puede eliminar el exceso de estas sustancias con tanta facilidad. Hay que poner un mayor cuidado con las cantidades que ingresamos a nuestro cuerpo, ¿va?

Funciones de las vitaminas hidrosolubles

Vamos ahora sí con las funciones que realizan las vitaminas en el cuerpo y los diferentes alimentos que son fuente de ellas, empezando por las hidrosolubles. La mayoría de esta clase vitaminas son necesarias para el metabolismo de la energía, y algunas de hecho únicamente sirven para eso, como la Biotina y el Ácido pantoténico (presentes en casi todos los alimentos).

Pero otras, además de ayudar al metabolismo de la energía, son importantes para otras funciones del cuerpo y a continuación te las enlistamos:

  • Vitamina B1: Contribuye en las funciones nerviosas del cuerpo. Podemos obtenerla comiendo panes, granos y cereales integrales, además de legumbres, nueces y semillas; también se obtiene de la carne de cerdo.
  • Vitamina B2: Esta vitamina nos ayuda a tener una buena visión y también tiene una función muy importante para la salud de nuestra piel. Los lácteos, las verduras de hoja verde, panes y cereales integrales, son fuentes de ella.
  • Vitamina B3: Igual que las anteriores, esta vitamina es importante para la función nerviosa del cuerpo y para la salud de la piel, pero también tiene una gran importancia para la salud de nuestro sistema digestivo. La podemos encontrar en carnes, pescados, granos integrales, hongos, espárragos, verduras de hoja verde y en la deliciosa crema de cacahuate.
  • Vitamina B6: Esta vitamina es esencial para que nuestro cuerpo realice el metabolismo de las proteínas, lo que se traduce en energía, además de contribuir en la producción de glóbulos rojos. La encontramos en carnes, pescados, frutas y verduras.
  • Vitamina B12: Importante para la producción de células nuevas, la obtenemos de carnes, pescados, mariscos, huevo y productos lácteos.
  • Ácido fólico: También nos ayuda en la producción de glóbulos rojos. Semillas, legumbres, verduras de hoja verde y el jugo de naranja lo proveen a nuestro cuerpo.
  • Vitamina C: Una de las más importantes, sin duda. Esta vitamina es un valioso antioxidante, nos ayuda con el metabolismo de las proteínas, con la salud del sistema inmune y contribuye a que nuestro cuerpo absorba bien el hierro. La obtenemos de frutas, especialmente cítricos, y de otros alimentos como papas, lechuga y brócoli.

Funciones de las vitaminas liposolubles

  • Vitamina A: Esta es una de las más importantes por sus diversas funciones en el cuerpo. Es esencial para la salud de nuestra vista, de nuestra piel, para el fortalecimiento adecuado de huesos y dientes, y para el desarrollo del sistema inmune. Está presente en la leche, queso, crema, mantequilla, zanahoria, calabaza invernal y en verduras de hoja verde.
  • Vitamina D: Nos ayuda con la absorción del calcio y la obtenemos de las yemas de huevo, de pescados grasos, de leche y margarina fortificadas, y con una exposición moderada al sol.
  • Vitamina E: Esta vitamina es un importante antioxidante que nos ayuda a proteger las paredes celulares en nuestro organismo. Una dieta que incluya verduras de hoja verde, semillas, nueces, granos integrales, hígado, germen de trigo y yemas de huevo, nos permitirá tener la dosis adecuada de ésta.
  • Vitamina K: Es necesaria para que nuestro cuerpo tenga una buena coagulación en la sangre y la obtenemos de verduras como espinacas, coles, espárragos y brócoli.

No olvides que el cuerpo necesita ciertas dosis de vitaminas al día, y si tus hábitos o dieta no te permiten consumir alguno de los alimentos que sirven como fuentes esenciales de éstas, los suplementos son una buena alternativa para brindar ese nutriente necesario en tu organismo.