Ansiedad, ¿cómo ayudar a disminuir los síntomas?

Ansiedad, ¿cómo ayudar a disminuir los síntomas?

La ansiedad es la respuesta natural del cuerpo al estrés. Es un sentimiento de miedo o aprensión por lo que vendrá o por lo que no se puede controlar. El primer día de clases, ir a una entrevista de trabajo o dar un discurso puede hacer que la mayoría de la gente se sienta temerosa y nerviosa.

Si bien es común y se considera totalmente "normal" sentirse nervioso de vez en cuando, no es normal sentirse descontroladamente preocupado o asustado la mayor parte del tiempo. Si tus sentimientos de ansiedad son extremos, duran más de seis meses y están interfiriendo con tu vida, es posible que tengas un trastorno de ansiedad. Así es la vida de una persona con un trastorno de ansiedad: sus relaciones, desempeño en el trabajo, obligaciones familiares y otras actividades diarias tienden a verse afectadas negativamente.

En los últimos años los casos de ansiedad han aumentado; son la forma más común de trastorno emocional y pueden afectar a cualquier persona a cualquier edad. Según la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de ser diagnosticadas con un trastorno de ansiedad.

Es probable que en algún momento de la vida todas las personas padezcan niveles de ansiedad altos. La ansiedad se siente diferente según la persona que la experimenta. Los sentimientos pueden variar desde mariposas en el estómago hasta un corazón acelerado. Es posible que te sientas fuera de control, como si hubiera una desconexión entre mente y cuerpo. Otras formas en que las personas experimentan ansiedad incluyen pesadillas, ataques de pánico y pensamientos o recuerdos dolorosos que no puede controlar. Puedes tener un sentimiento general de miedo y preocupación, o tener miedo de un lugar o evento específico. Los síntomas de ansiedad general incluyen:

  • Preocupación persistente
  • Tensión muscular, opresión en el pecho y dolores de cuello.
  • Aumento de la frecuencia cardiaca
  • Dificultad para concentrarse
  • Dificultad para dormir, inquietud e insomnio.
  • Problemas digestivos, que pueden incluir estreñimiento, diarrea o falta de apetito.
  • Irritabilidad, cambios de humor y depresión.
  • Incapacidad para socializar

Cada persona vive diferente la ansiedad, es importante que conozcas los síntomas y los diferentes tipos de ansiedad para que sepas identificarlo a tiempo y trabajes en ello con un especialista. Los diferentes tipos de ansiedad son:

  • Trastorno de ansiedad generalizada (TAG), se caracteriza por una preocupación incontrolable, persistente, excesiva e injustificada.
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC), cuando los pensamientos excesivos (obsesiones) conducen a conductas repetitivas (compulsiones).
  • Trastorno de ansiedad social (SAD), que implica un miedo intenso a situaciones sociales o de desempeño. Por lo general, comienza en la adolescencia y tiende a durar muchos años.
  • Trastorno de pánico (EP), en el que alguien tiene ataques de pánico inesperados y recurrentes.
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT), que describe la dificultad para recuperarse después de experimentar o presenciar un evento aterrador.

Por lo general la ansiedad está relacionada con la depresión; se estima que aproximadamente la mitad de las personas con ansiedad también experimentan síntomas de depresión. Si bien no es tan común, algunos también pueden experimentar trastorno bipolar.

Normalmente, la ansiedad se trata con una combinación de psicofármacos y terapia cognitivo-conductual. Afortunadamente, también existen remedios naturales para la ansiedad.

  • Lleva una dieta limpia y bien equilibrada, las elecciones dietéticas afectan a una persona desde el momento en que nace hasta la vida adulta. El consumo de demasiadas o muy pocas calorías puede aumentar los síntomas de ansiedad y otros trastornos psicológicos o emocionales. Además, una mala alimentación puede provocar muchos síntomas de ansiedad, como mal humor, fatiga y niveles anormales de azúcar en sangre que provocan nerviosismo y nerviosismo. Comer alimentos antiinflamatorios puede ser un remedio natural para la ansiedad porque son importantes para que los neurotransmisores sinteticen y equilibren el estado de ánimo y la respuesta al estrés. Además, también es importante comer grasas saludables, carbohidratos sin refinar y proteínas magras. Para mejorar los síntomas de ansiedad puedes agregar también a tu dieta alimentos con vitamina B, alimentos ricos en magnesio, alimentos ricos en calcio y alimentos omega-3.
  • Evita alimentos azucarados y procesados, las investigaciones muestran que consumir alimentos que tienen un índice glucémico alto puede contribuir a la ansiedad y la depresión. Estos alimentos pueden causar cambios de humor y alterar los niveles de energía, lo que hace que sea más difícil controlar los síntomas de ansiedad. También contribuyen a la inflamación y alteran la estructura del cerebro y la función de los neurotransmisores.
  • Limitar el consumo de alcohol y cafeína, demasiada cafeína o alcohol puede aumentar los síntomas de ansiedad como mal humor y nerviosismo. Un estudio publicado por el British Journal of Psychiatry encontró que la abstinencia de ambos se asocia con un menor riesgo de ansiedad. Reduce el consumo de alcohol a 1-3 bebidas a la semana y 1 taza de café o té al día.
  • Ashwagandha, es una hierba adaptógena que se usa a menudo como un remedio natural para la ansiedad porque ayuda a estabilizar la respuesta del cuerpo al estrés. Protege al cerebro de la degeneración y trabaja para mejorar los síntomas de ansiedad al destruir los radicales libres que causan daño al cerebro y al cuerpo. Las investigaciones muestran que la ashwagandha ayuda a mejorar la concentración, reducir la fatiga y combatir la ansiedad sin los efectos secundarios de la mayoría de los medicamentos.
  • 5-HTP, se sintetiza a partir del triptófano (un aminoácido esencial que actúa como regulador del estado de ánimo), puede ayudar a tratar una serie de problemas asociados con la ansiedad, incluidos los problemas para dormir, el mal humor y los dolores de cabeza. Aumenta la serotonina, que es un neurotransmisor calmante que transmite señales entre las células nerviosas y altera las funciones cerebrales que regulan su estado de ánimo y patrones de sueño.
  • Magnesio, se usa comúnmente para combatir la ansiedad, la mala digestión, los espasmos musculares y los problemas para dormir. El magnesio citrato, quelato y cloruro son formas que el cuerpo absorbe mejor. Ten en cuenta que demasiado magnesio puede causar diarrea, así que cuidado con la dosis, comienza con 400 mg al día.
  • Complejo B, ayudan a combatir el estrés y estabilizar su estado de ánimo. La vitamina B6, en particular, sirve como un remedio natural para la ansiedad porque trabaja para mejorar el estado de ánimo, equilibrar los niveles de azúcar en la sangre y mantener un sistema nervioso saludable. Además, la vitamina B12 también es importante para combatir el estrés crónico, los trastornos del estado de ánimo y la depresión. Ayuda a mejorar su concentración, mejorar los niveles de energía y permitir que su sistema nervioso funcione correctamente.
  • GABA, es un aminoácido que se encarga de disminuir la ansiedad en el sistema nervioso y también ayuda a relajar los músculos. Se usa para una serie de afecciones, además de aliviar la ansiedad, como reducir el síndrome premenstrual, aliviar el insomnio, estabilizar la presión arterial, tratar el TDAH y aliviar el dolor. También es un neurotransmisor inhibidor que puede causar un efecto sedante, ayuda a regular las células nerviosas y calma la ansiedad.

Existen otras alternativas para bajar los niveles de ansiedad cuando está en una etapa inicial y no es crónica. Puedes utilizar aromaterapia con aceites de lavanda y manzanilla; pueden ayudar a inducir la calma y aliviar los síntomas de ansiedad como nerviosismo, dolores de cabeza y dolores musculares. El tener una actividad física siempre ayuda a mejorar la calidad del sueño, reduce la inflamación, aumenta la confianza, mejora los niveles de energía y alivia el estrés y la tensión. No necesitas ser un deportista con que hagas yoga, medites o salgas a caminar para despejar tu mente comenzarás a ver los efectos positivos.

La meditación es una forma de entrenar tu mente para enfocar y redirigir tus pensamientos. Las personas también utilizan la práctica para desarrollar otros hábitos y sentimientos beneficiosos, como un estado de ánimo y una actitud positiva, autodisciplina, patrones de sueño saludables e incluso una mayor tolerancia al dolor. La reducción del estrés es una de las razones más comunes por las que las personas prueban la meditación. Normalmente, el estrés físico y mental provoca un aumento de los niveles de la hormona del estrés cortisol. Esto puede provocar interrupción del sueño, promueve la depresión y la ansiedad, aumenta la presión arterial y contribuye a la fatiga. Varios estudios han comprobado que meditar puede reducir la respuesta inflamatoria del cuerpo causada por el estrés. También se ha demostrado que la meditación puede disminuir síntomas relacionados al síndrome del intestino irritable, el trastorno de estrés postraumático y la fibromialgia.

En SOMOS creemos que la salud mental es básica para que todos los días des lo mejor de ti y puedes tener una vida llena de cosas buenas, es por esto que creamos la fórmula "Live Simply" que ayudará a mejorar tu estado de ánimo y promoverá la calma y la relajación en tu día a día.

Como puedes darte cuenta no sólo tomar medicamentos ayudará a mejorar tu estado de ánimo, hoy en día existen alternativas naturales como suplementos alimenticios y cambios en la rutina diaria para comenzar a tener una mejor calidad de vida. Ya sea que estés empezando con síntomas o lleves varios meses con ansiedad es importante que busques ayuda, un psicólogo o un psiquiatra podrán guiarte y darte las herramientas necesarias para que tus síntomas aminoren y mejoren.

Fuentes

https://www.nimh.nih.gov/health/topics/anxiety-disorders/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4963565/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21508847/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24027581/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16319407/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4270108/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/3157732/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19085527/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23738221/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19962288/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22502620/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27537781/